Playlist Update [11]

That’s What I Like – Bruno Mars

Tanto esfuerzo y tanto rato arrancándome de Uptown Funk porque no quería nada nada con Bruno Mars para que un día de sopetón spotify me pusiera esta canción en los comerciales y me fuera a la chucha, pero bailando.
Te ganaste un poroto Bruno, te ganaste un poroto…

Ti Amo – Phoenix

Desde el 2013 que mi canción oficial de la primavera es La Prima Estate de Erlend Oye y encuentro regio que después de 4 años por fin alguien hiciera una canción digna de compartir el cetro. Phoenix, I love you, ti amo, je t’aime, te quiero. Sorry por a veces olvidarlo.

Boys – Charli XCX

Para que voy a mentir, yo llegué aquí solo por Riz Ahmed. Me sorprendió también encontrar a Rostam y a Ezra, me sorprendió lo mino que creció Joe Jonas, pero lo que más me sorprendió fue lo buena que es la canción y lo relatable de la letra, porque ¿a quién no le ha pasado?

Czech One – King Krule

El lunes en la mañana cuando iba en el metro escuchando esta canción no podía dejar de pensar en que quería ser una hormiga para meterme a los audífonos más grandes de la vida y poner esta canción a todo volumen.
El lunes en la tarde, volada, apenas podía escucharla a través de mis muelas mascando dos tipos de cereal en un solo yoghurt. Me alegró el recordar escucharla en ese momento porque era ideal.
A veces la vida es buena. A veces los placeres son así de pequeños.

Bad Liar – Selena Gomez

Cuando volví empecé a escuchar pop hace algunos años fue en gran parte por la influencia de una amiga que logró que me gustaran cosas que jamás imaginé (Taylor Swift, One Direction) eso sí, hubo algo que jamás logró engancharme: Selena Gomez. De hecho si alguien nombra a Selena Gomez lo primero que pienso es la cabezona “Dania mutcho el cabeio!” y “Kilos de carne“, pero el resto de sus canciones siempre me pasaban de largo, hasta que el otro día, justo el día del cumpleaños de esa amiga, me topé con este video y encontré que la canción era bien pegote. Por eso mismo la evite lo más que pude hasta que descubrí que la usan en un comercial y fuck! ya no la puedo seguir evitando. Para más remate a mi sobrina también le gustó así que como estoy obligada a escucharla cada vez que sale decidí entregarme por completo y asumir que la próxima vez que mi cerebro decida repetir algo una y otra vez sin parar va a ser ese corito.

 

Anuncios

R.I.P Chester Bennington

A los 14 años yo todavía era super pava, no sabía ubicarme mucho en el centro y andar en micro aun era toda una hazaña para mi. Estaba en primero medio y hablaba como con cinco personas en mi curso, mi mejor amiga se había cambiado de colegio y con mucho esfuerzo y dolor tuve que enfrentar mi introversión y timidez para hacer amigas nuevas. Un día con tres de esas niñas fuimos a la feria artesanal de Irarrázaval. Supuestamente yo era la que sabía llegar, así que nos subimos a una micro y partimos. Las pocas veces que había andado por ahí, había calculado que cuando viera el monumento a los bomberos, frente al Pizza Hut de Alessandri era momento de tocar el timbre para bajarnos de la micro. Nunca lo vi y seguimos de largo hasta cuando Irarrázaval pasa a llamarse 10 de Julio. Muy a la mierda.
Cuando cachamos que ya nos habíamos pasado nos bajamos y nos autoconvencimos que no había sido por tanto así que empezamos a caminar. Ese día aprendí el concepto de “caminar más que discípulo de kung fu”. Mientras caminábamos me moría de la vergüenza, quizás que estaban pensando esas niñas de mi, quizás cuanto me putearon en sus mentes por hacerlas caminar tanto.
Cuando por fin llegamos yo rogaba que las niñas encontraran miles de cosas interesantes y se compraran la mitad de la feria para hacer valer tanta caminata.
Ninguna se compró nada. Absolutamente nada de los tres o cuatro pasillos les llamó suficientemente la atención. Nada.
Pero yo si me compré algo: un poster de Linkin Park. Era un poster super sencillo y pequeño con la caratula del Meteora, muy poquita cosa, pero para mi lo era todo. De partida en ese tiempo aun era difícil encontrar merchandise de ese tipo en cualquier parte y además yo estaba muy orgullosa de que ellos fueran una de mis bandas favoritas, porque eran de las primeras bandas que descubría sola, una de las primeras que empezaban a definirme como adolescente y una de las primeras con un vocalista que despertaba cosas en mí.
Cuando por fin llegué a mi casa (toda adolorida) lo pegué en la puerta de mi pieza, opuesto al único otro poster que la decoraba, uno de Blink 182, gigante y con la letra de I miss you abajo en chiquito (fun fact: esa letra fue una de las primera que traduje sola).

Cada vez que pienso en Linkin Park esa historia es una de las primeras que viene a mi mente. Otras de las cosas que vienen a mi mente son Chester en sus pantalones cuadrillé rojo en el video de Papercut y como con ese video me enamoré de él. También recuerdo que mi hermana cuando me ayudaba a estudiar inglés lo hacía de una manera muy lúdica y siempre me creaba imágenes mentales para recordar más fácilmente las palabras. La palabra chest (pecho) la aprendí imaginando a Chester a guata pelá, con el pecho al aire. Recuerdo haber visto algún Making the video, pero no estoy segura si fue el de In The End o el de Breaking The Habit o si quizás fueron los dos. Recuerdo ir en el auto con mi familia, escuchando el Reanimation en mi discman. Ese es el único CD que tengo de ellos y también uno de mis primeros discos. Me lo regaló mi mejor amiga, esa que se había cambiado de colegio y que no compartía mi gusto por ellos. La misma que después me presentó a Franz Ferdinand y cambió mi vida.

No sé cuanto duró ese poster en mi puerta. Después cuando me empezó a gustar el indie y todas esas bandas con nombres que empiezan con “The” me daba hasta un poco de vergüenza admitir que alguna vez me había gustado Linkin Park, por puras tonteras que gracias a Jebús ya pasaron y ahora soy libre de “placeres culpables” o “pasados que condenan”.

Cuando supe que Chester había muerto al principio lo sentí un poco lejano, cuando supe que se había ahorcado se me apretó el pecho. A medida que iba viendo la noticia una y otra vez me entró la pena, era como si empezaran a derrumbar mi adolescencia con una bola de demolición. Ayer en una junta con mis amigos (amigos de adultez con los que rara vez había hablado sobre LP) escuchamos algunas de sus canciones y  con sorpresa descubrí que aún me sé la letra de varias, hoy vi el video de Breaking The Habit y finalmente lloré.
Y es que si bien nunca le puse atención a las cosas que hicieron después del Meteora los Linkin siempre van a tener un espacio en mi corazón de melómana. Siempre los recordaré con cariño.

Hasta siempre Chester, gracias por todo y ojala por fin encuentres paz donde quiera que vayas.

T2: Trainspotting

“Esperaba menos”. Fue lo primero que escuché decir a alguien mientras salíamos del cine ayer luego de ver Trainspotting 2. Quizás a mi me pasó todo lo contrario y por eso necesité analizarlo con la cabeza en la almohada para recién hoy poder determinar si en realidad me gustó o no.

La primera vez que vi Trainspotting fue de cabra chica patuda que se quedaba despierta cuando no debía, y como compartía pieza con mi hermana terminaba viendo lo que ella veía. Mi hermana debe haber tenido 15/16 años, por lo tanto yo tenia 7 u 8. No creo haberla visto completa, pero si recuerdo que ahí empecé a echarle el ojo a Ewan McGregor.
Algunos años después la encontré de nuevo en el cable y esta vez la vi entera y sola. Quizás en ese momento no lo noté, pero estaba viendo la que se transformaría en una de mis películas favoritas de la vida. De las que incluso influiría en mis años de adolescencia, obvio que no en las drogas ni los robos porque siempre fui más bien una niña buena, pero si en mis gustos musicales y estéticos.

original

A lo mejor el niño esperaba menos porque se sabe que las segundas partes nunca son buenas. Ya sea porque tratar de repetir una formula o querer revivir algo que había sido cerrado perfectamente en una primera instancia no son buenas ideas, pero siento que dentro de todo Trainspotting 2 mantuvo la dignidad. Por poco en algunas partes, pero la mantuvo.

SPOILERS

Dentro de las cosas que me jodieron la onda las dos que más me molestaron fueron la edición y la única mujer “importante” dentro de la historia.

Veronika, la “novia” de Simon justifica su existencia recién los últimos minutos de película, porque aunque todo el asunto del burdel que querían instalar fuera idea de ella, absolutamente nada de lo que decía y hacía era aporte. De hecho hasta me quitaba la energía y mataba el climax después de escenas muy buenas como cuando Renton y Simon roban las tarjetas de crédito en el bar. Todo lo gracioso y toda la sensación de “Oh, se van a reconciliar porque a pesar de todo, siempre serán mejores amigos” se pierde cuando ella dice un dialogo muy nada y sin alma. Porque esa es la otra cosa, la actriz era muy mala y no entregaba ningún rango de emociones. Y muchas veces era la encargada de rematar conversaciones y era horrible. Pero en cambio en el único momento en que podría haber brillado, después de que Mark se mandara el dialogo del Choose Life (que a todo esto se me hizo demasiado largo) donde podría haberlo mirado como “ya… oka…” Ewan McGregor fue el encargado de romper la incomodidad diciendo algo como “Anyway”. Y para peor la tipa le sale con un “Me gustas”… ¿Para qué?

Otro momento en que me sobró fue cuando mucho, mucho tiempo después de que Spud tuviera la conversación con Mark, intentara el boxeo y tuviera un flashback de ellos corriendo, decidiera pegar sus fotos en las paredes, comprar cuadernos y empezar a a escribir historias, ella le dijera “Me gusta como cuentas historias, deberías escribir” BITCH YA LO ESTÁ HACIENDO HACE ENE DE DÓNDE SALISTE VOH!.
Hubiese preferido que sin querer hubiese leído algo de lo que Spud ya había escrito y le dijera que era bueno, como un empujoncito final, un aliento.

Y lo último y completamente innecesario fue que se agarrara a Renton. Sabemos que la escena de sexo de en la primera es casi icónica. Sabemos que Ewan McGregor no tiene problemas con la desnudez y que está como quiere. Pero en serio ¿PARA QUÉ?

trainspotting-2-mcgregor-miller

A todos los patudos que decían que estaban cagados, lleguen así a los 46 poh!

En cuanto a la edición lo que me molestó fue que a ratos se sentía todo un poco desordenado, no sabía para dónde iba todo, la reconciliación parecía precipitada. En la escena donde Franco sigue a Mark por las calles hasta el estacionamiento me faltó intensidad, me faltó sentir lo que Renton sentía y hasta la música falló porque no me daba el sentimiento de persecución. Recién se puso bueno cuando Renton sube al techo del auto y escuchamos Relax Don’t Do It hasta llegar a un remake de la clásica escena donde Ewan McGregor mira a través del parabrisas de un auto.

tumblr_omzz133vjt1qkek6oo2_400

Los momentos donde a penas mantuvo la dignidad fue cuando empezaron a abusar de las escenas de la primera película (vi a Ewan corriendo y caminando por el puente al menos 4 veces), escenas originales entremezcladas con actuales, porque además hubo muchos guiños y recreación, pero encuentro que el poner tantas imágenes de la original le hace la tarea fácil al espectador y le quita la posibilidad de hacer el ejercicio de recordar por si solo, de poner a prueba cuanto sabe, de querer ver la primera de nuevo. Cayó en ponernos todo en bandeja.

Pero no todo fue tan terrible, porque dentro de todos esos guiños el que más me gustó fue el del vomito dentro de la bolsa que automáticamente me recordó a las sabanas de Spud. Yo creo que esa también está dentro de las escenas clásicas y que nos sorprendieran con una nueva escena que te transmite la misma cantidad de risa y asco a la vez fue hermoso.

Otra cosa maravillosa fue cuando Renton vuelve a su casa. Después de la triste escena cuando nos enteramos que la mamá murió, vemos su pieza tal cual (la gente en el cine casi lloró cuando vio el papel mural de trenes). Renton empieza a buscar entre sus discos, pone uno y cuando Lust for Life está a punto de empezar, para el disco dejándonos a todos con las ganas.

trainspotting2-dinnertable-shadow

Algo que sí me causó mucha nostalgia y me gustó mucho, fue que nos mostraran historias que nunca vimos, como Sick Boy y Renton comprando drogas y compartiendo aguja por primera vez, me encantó que el actor interpretando a Renton tuviera exactamente la misma contextura y usaran la mega reconocible polera amarilla.
Amé que Diane saliera lo justo y necesario. Me encantó la segunda persecución entre Renton y Franco dentro del burdel, amé esa caja de espejos y esta vez si lograron toda la tensión y expectación, cuando Franco se acerca a Renton quien está colgando a punto de ahorcarse y no sabemos si en un destello de humanidad de ultimo minuto lo va a ayudar o lo va a rematar, me mordí las uñas.

Odié las caras de Spud, en realidad no me acuerdo si siempre tuvo TANTA cara de hueón, pero encontré que fue DEMASIADO y todo tratando de ser cómico (igual que la escena cuando sale de la librería y se le empiezan a caer los cuadernos. Por favor, no, “comedia” mega básica). Lo traté de justificar pensando que era el único que había seguido siento adicto durante los 20 años y demás que eso te trae alguna que otra consecuencia neurológica.

Me faltó ver la cara de Franco al final cuando abrieran el maletero del auto, su reacción debe haber sido algo así como “POR LA CHUCHA ME CAGARON OTRA VEZ!”

Amé el final. Por un segundo tuve miedo de que todo terminara muy negativamente y nos dejara un poco tristes, porque lo que más me gusta de la primera es que tiene un final esperanzador, abierto, pero positivo, y cuando vi a Renton bailando y sonriendo fui feliz de nuevamente tener esa esperanza. Aquí se justificó completamente el poner una escena de la película original como punto de comparación, porque logra entregaros aun más ese positivismo.

Trainspotting_010Pyxurz

En definitiva me gustó. ¿Podría haber sido mejor? Sí. ¿Voy a dejar de odiar a Veronika? No. ¿Voy a dejar que eso me impida verla de nuevo? No.

Playlist Update [10]

Give It To Me – Homeshake

Yo no sé que brujería pasa con la música y la luna, pero cada vez que escucho una canción que me gusta después de la medianoche, encuentro que es 10 veces más buena, y lo que pasa con Give It To Me de Homeshake, que ya es buenísima de día, es un hechizo inexplicable. Te lleva a un estado de trance y relajación dignos de un masaje, pero con la tranquilidad de que ningún extraño está toqueteandote.
[No quise poner el video porque encuentro que no tiene nada que ver con la canción, no le hace justicia y llega incluso a distraernos de las emociones que ella provoca]

 

Green Light – Lorde

Cuando escuche está canción por primera vez me pasó algo super raro: Aparte de querer escucharla una y otra vez, sentía que toda mi música era aburrida. TODA. Onda no era el típico aburrimiento que de vez en cuando te da con las mismas canciones que tienes en el celular, sino que todas las canciones que intentaba escuchar me lateaban, mis canciones favoritas, mis caciones para bailar, mis placeres culpables. Todas.
En una de las tantas veces que vi el video, me puse a leer los comentarios y había uno que decía “I feel like I waited for this song my entire life without knowing it” y por exagerado que parezca, la jodió que sí.

 

You’re In Love With A Psycho – Kasabian

Hace algunas semanas Kasabian lanzó You’re In Love With A Psycho, y como hace rato ya dejé de contar los días para nuevos lanzamientos de mis bandas favoritas, no esperaba absolutamente nada. Para mi sorpresa me gustó de inmediato, aunque solo la escuché un par de veces ese día y no la volví a escuchar hasta que la tocaron en Triple J. Aquí ya ni me acordaba si de verdad me gustaba o había sido la emoción inicial, pero cuando me vi sonriendo toda la canción caché que era amor de verdad. El coro es tan pegadizo que a cada rato la andaba tarareando, pero al final había una parte que no lograba entender bien así que partí a ver el lyric video, el impacto fue tan grande cuando descubrí que estaban cantando en español “Tú amor es un loco” (nunca fue xD) que se convirtió altiro en mi canción favorita del disco Y NO ME IMPORTA NADA LOCO AGUANTE KASABIAN!

 

Tiger Hologram – Swet Shop Boys

Aquí debería poner el disco completo de Swet Shop Boys porque pucha los cabros pa buenos! Pero como había que elegir solo una, traje la que nunca falla en hacerme bailar, porque a pesar de ser un disco cargado de mensajes políticos también hay espacio para hablarle a una chiquilla sobre insectos y de paso (no tan) sutilmente ofrecerle D

 

Sober – Childish Gambino

No sé cómo empezar a escribir sobre Donald Glover sin escupir corazones por doquier. Es que el tipo hace tantas cosas y es tan seco en todo lo que hace que es imposible no amarlo. Es guionista, comediante, actor, tiene su propia serie y entre otras cosas también hace música bajo el nombre de Childish Gambino. Si bien Gambino es conocido como rapero, el último disco, por ejemplo, tiene unos sonidos funk y psicodélicos maravillosos, y dentro de sus múltiples mixtapes y EP hay canciones tan hermosas como Sober.
Hace rato que no escuchaba una canción que me hiciera llorar de lo linda que se siente y cuando vi el video quería explotar porque obvio que además de todo también baila bacán. Y puta que me dio rabia cuando cache que Nicky Jam le copió el video, porque aparte de que ese tipo ni baila, el ambiente que le crea a su coprotagonista es muy invasivo y hasta rapey .
En el video de Glover por el contrario, es todo mucho más liviano y divertido e incluso estéticamente más atractivo. También hay un significado más profundo y hasta hay un teoría de que si se ve en cierto orden junto con otros videos de Gambino se puede entender la historia completa. Y obvio que me creo la teoría si el cabro es tan genio que con uno de sus discos (Because the Internet) sacó un guión, unos cortometrajes, un montón de videos acompañando el guión y hasta adoptó el personaje de la historia en sus presentaciones y entrevistas, solo porque puede y porque el talento le sale por los poros.

 

 

Feminismo, Maluma y la falsa superioridad moral e intelectual por no escuchar X tipo de música

 

sin-titulo

Sí, lo sigo en Instagram

Mientras Maluma está ahora paseando por la calles de España y comiendo jamón serrano, la semana pasada tenía el caos tanto en Viña del Mar como en las redes sociales. Paralelamente quienes ponían el grito en el cielo por la letra de la archirrecomentada  “4 Babys” (de la que solo diré que sí, me parece aberrante) pasaron a hablar de cosas como el video de la casa embrujada en Pto. Montt y el condoro en la entrega de los Oscars.

Dentro de todas las cosas que se comentaban, algunas discusiones tomaban caminos tan diversos como la pregunta si acaso es o no bonito, o más bien si PODÍAS o no encontrarlo bonito, apelando a que era su belleza la que permitía que “le perdonen todo”

Aquí era donde se perdía un poco el sentido y la cosa se transformaba en que para algunos ir en contra de todo lo popular es lo que te hace único y especial (Spoiler alert: nadie lo es).

Yo imagino que todos pasamos por esa etapa en que rechazábamos lo masivo o intentábamos empecinadamente diferenciarnos. Algunos nos creíamos bacanes por no escuchar pop o reggaeton o axé o la música que estuviera moviendo a las masas en ese momento. Es algo super común cuando uno es adolescente, pero en algún momento hay que madurar y darse cuenta que estamos puro dando jugo. No somos parte de un selecto grupo, no se toma más en serio nuestra opinión y no conseguimos nada, excepto el perdernos de una parte de la diversión y pasar un buen rato bailando algo que puede o no tener sentido.
Y si de verdad no te gustan, ni te mueven nada, bacán igual, pero eso tampoco te convierte en alguien con más CI o de gustos refinados y complejos.

Espero esto no se malentienda porque yo lo agradezco, de verdad que agradezco el gesto de querer exponer las cosas que les parecen mal y misóginas y agresivas, pero ojalá le pusieran el mismo ahínco en exponer y hablar de otro tipo de situaciones (Casie Affleck ganandose un Oscar, la rutina del colombiano Carlos Sánchez hablando de matrimonios forzados y la perpetuación del humor sobre odiar a la esposa y a la suegra, etc) porque la capacidad para ver lo que está mal en lo que NO te gusta es el nivel 1. Lo difícil es hacer el ejercicio de analizar letras de bandas que realmente te gustan, el sacarnos el velo para volverse critico con cosas que disfrutamos día a día y no solo alegar para llevar la contra y para decir “¡Mira, ni siquiera soy feminista y cacho más que tú, feminista de cartón!”

Obviamente esto es algo que toma tiempo porque todos estamos aprendiendo. A nadie que se declara feminista le hacen una ceremonia de iniciación donde le exorcizan todo el machismo inculcado y le entregan un pendrive con la lista detallada de música que puede o no escuchar, series y películas que puede o no ver y libros que DEBE leer y traerse aprendidos para la próxima reunión.

Por ejemplo, siempre me acuerdo de cuando, mucho antes de que el acoso callejero se conociera con ese nombre, un día me quejé de los tipos en la calle que hacían comentarios sobre mi aspecto o me gritaban cosas que supuestamente eran “piropos”, pero mi hermana no entendía por qué me enojaba tanto y me preguntó qué pasaba si el emisor era guapo. Después de explicarle mis argumentos y hacerle ver que no es normal que la gente vaya por la vida gritándole a extraños que cosas les gustaría hacerles, aprendió que el acoso no es algo netamente físico. O la vez que un amigo me encontró cuatica porque no me reí de su chiste sobre violación y ahora más de una vez nos hemos visto enfrascados embotellados hablando sobre feminismo.

Otra cosa importante es la intensidad con la que exponemos estos temas y el juicio al que sometemos distintas situaciones, por ejemplo una persona que no respeta un disco pare no recibe la misma sanción que una persona que se pasó un rojo a exceso de velocidad, ebrio, y mató a dos personas.
Escribir una letra espantosa y abusar de alguien son cosas muy distintas, en el primer caso aún hay esperanza de poder remediar ese daño, de aprender, de hacerle entender a esa persona lo que está mal; y quizás el hecho de que el mismo Maluma se “autocensurara” en el festival y dejara que el público cantara las partes polémicas de la canción es un reflejo de eso. Quizás no. Pero si muchos comentarios en facebook y twitter pueden lograr tal cosa, imagínense lo que podríamos lograr levantando la voz sobre cosas aún más graves. Quizás tome tiempo como Café Tacuba eliminando de su repertorio La ingrata, pero lo importante es educarse y ser constante, no solo hacerlo cuando queremos sentirnos superiores y queremos una estrellita dorada en nuestro libro de intelectuales modernos.

 

This Is Us y Mozart in the Jungle: Favoritas

Hace rato ya que una de mis técnicas preferidas para ver películas nuevas y descubrir series es a partir de una obsesión con algún actor o actriz. Creepy, I know. Pero a pesar de la parte mala en que ves películas horrendas mientras te preguntas que estás haciendo con tu vida, está el gran pro de ver cosas que jamás escuchaste nombrar ni por si acaso y que terminan casi cambiándote como persona.

Actualmente estoy viendo todo en lo que haya aparecido Milo Ventimiglia (Jess de Gilmore Girls). Rápidamente me di cuenta que varias de las películas donde sale son medias malas, demasiadas… casi todas. De hecho la que más me gustó (Kiss of the Damned) se salva por cuatro cosas: La fotografía, la música, el que algunas escenas tengan un aire Tarantinesco y porque básicamente me fascinan las historias de vampiros.

Encuentro que el pobre está tan subvalorado. Aunque para lo que si tiene mejor ojo y le sacan harto provecho es en las series: Heroes, CH:OS:EN, The Whispers (¡¿Quién fue el desgraciado que la canceló por la cresta?!) y la actualmente en pantalla This Is Us.

Cosa más linda. En palabras del mismo Milo la trama de la serie “es lo más difícil de explicar, pero es lo más fácil de entender”. Es que ninguna descripción que se lea de ella te puede dar tantos detalles para no matarte las sorpresas que van revelando con cada capitulo, y estas mismas sorpresas son las que te sacan lagrimitas al final. En simple, se trata de 4 personas que comparten el mismo cumpleaños y algunas cosas más, sus problemas familiares y personales y como así sus vidas se van entrelazando. Pero no todo es problemas, también tiene harto humor y harta diversidad (¡tiene un personaje bisexual!) y al final te encariñas con todos ellos, incluso algunos que son medios pasteles (excepto Miguel, no importa que tan buenos consejos diera, a él lo odiamos). Básicamente todo es muy real y en algún punto nos vamos a sentir identificados.

This Is Us - Season 1

Randall y Beth: Relationship goals

Actualmente la serie está en pausa por las fiestas y vuelve el 10 de Enero, así que para aguantar la espera empecé a repasar los capítulos, inocentemente creyendo que esta vez no lloraría porque al saber todo lo que pasa obvio que ya estaba preparada. Jajaja. Nop. Lloré de nuevo en las mismas partes y un poco más solo por lo linda que es. Es que en serio es muy linda!

160928_3106863_next_on_this_is_us___go_back_to_the_beginnin

Estos días también aproveché de ponerme al día con Mozart in the Jungle. En Diciembre salió la tercera temporada, pero la guardé un poquito porque sabía que los 10 capítulos me durarían con suerte tres días. Es que la belleza de esa serie me supera y por culpa de ella el año pasado estaba en este mismo proceso de mirar todo lo que incluyera a Gael García.

Una de las cosas que más me gusta de Mozart in the Jungle es que no es necesario ser un amante apasionado de la música clásica para disfrutarla. Mis conocimientos sobre ella son casi nulos e incluso hubo una época en que me cargaba, pero el solo hecho de amar en demasía otros tipos de música y hacerla una parte importante de mi vida me permitió entenderla y verme reflejada en la intensidad de algunos personajes.

Esto sumado a la estética cinematográfica de cada uno de los capítulos, la hacen perfecta. Y obvio que es así, si Jason Schwartzman y Roman Coppola está metidos en ella. De hecho descubrí que mi capitulo favorito en cada una de las temporadas fue dirigido por Coppola: You Go To My Head (S1E07), How To Make God Laugh (S2E06) y Not Yet Titled (S3E07). Este último es mi favorito porque al estar grabado como si fuera un pequeño documental realizado por uno de los personajes (Bradford Sharpe interpretado por Jason Schwartzman) sobre la orquesta yendo a tocar a una cárcel, se puede ver perfectamente por separado, sin haber visto jamás la serie y disfrutar de igual manera. Lo mejor de todo es que realmente fue una orquesta a tocar a la cárcel en la Isla Rikers, así que las reacciones de los prisioneros son genuinas y la realidad termina destacando por sobre la ficción.

Lo único que no me gustó de esta temporada es que a Monica Bellucci, invitada especial en unos capítulos, jamás le creí que estuviera cantando, ¡jamás! Como que me faltaba intensidad o quizás menos miedo a no verse bonita, pero todo lo demás es perfecto y hermoso.

6

This Is Us y Mozart in the Jungle están definitivamente en la (larga) lista de favoritas.

Gilmore Girls

Cuando supe que este 25 de noviembre se estrenarían nuevos capítulos de Gilmore Girls caché altiro que tendría que maratonearme toda la serie por varias razones; de partida hay muchas cosas que no recordaba bien, principalmente personajes y cómo se desarrollaban ciertas historias, nunca vi la última temporada completa (NUNCA VI EL ÚLTIMO CAPITULO CUÁL ES MI PROBLEMA??!!), hay cosas de las que siempre me acuerdo y algunas veces trato de pasar como tallas mías para cachar si alguien nota mi referencia, pero nunca pasa 😦 y por último porque siento que es importante llegar a estos capítulos con los recuerdos bien fresquitos.

Al principio igual me daba una lata tremenda, vi el primer capitulo (me acordaba de casi todo) y pasaron varias semanas hasta que vi el segundo, con este agarré vuelo (parece que tengo un problema con los primeros capítulos) y terminé viendo toda la serie en un mes y algo. Lo bonito, es que note que mis tallas favoritas seguían siendo igual de graciosas y además descubrí que estos 9 años no pasaron en vano y muchos de mis pensamientos cambiaron para bien, onda es el indicio de madurez más real que he tenido. Así que fui armando una lista con las cosas que más me llamaron la atención de toda esta experiencia:

– Max sale caleta y no lo recordaba para nada

La primera temporada tiene que ser la que más veces vi y aun así cuando vi a Max fue como si lo viera por primera vez. Que penita igual porque su personaje era simpático.

– Siempre quise ser como Lorelai, pero terminé siendo como Luke

Una de las cosas que más me gusta de la serie es la personalidad de Lorelai. Amo lo rápido que habla, su sentido del humor, SU SARCASMO, sus comentarios ocurrentes, como coquetea sin ser exagerada. Todo. La amo y amaría ser más como ella, pero terminé siendo más como Luke, hay personas que me molestan demasiado, creo que la gente es demasiado idiota, tengo problemas con la afectividad y con demostrar mis sentimientos. Un desastre. (Creo que es el mismo efecto Calamardo. Cuando una es chica y ve Bob Esponja le cae mal Calamardo porque cómo tan amargado, pero a medida que vas creciendo lo vas entendiendo más y más)

– Dejaron mis expectativas en el mundo real muy altas

Igual es un poco idiota porque guiones, pero casi todo el mundo en esta serie entiende el sarcasmo, todos tienen comentarios precisos, son graciosos, algunos tienen un sentido del humor super raro, pero igual bacán, algunos son super extraños, pero también bacán y en la vida real qué? Si encontrai tres personas que entiendan tus tallas relacionadas con algo un poquito under atesóralas y juégate un kino!

– ¡¿Por qué odiaba tanto a Luke?!

Cuando pensaba en Gilmore Girls una de las cosas que primero recordaba es que me cargaba Luke, odiaba que flirteara con Lorelai, odiaba que Lorelai se pusiera medio celosita de sus pololas, me cargaba ver la temporada donde pololeaba con Lorelai, no lo quería para nada. Igual yo creo que como era pendeja me daba asquito, lo encontraba como mayor para Lorelai y hombre, macho peludo a mis 14 era muy EW!. Pero ahora con 26, en algunos capítulos lo veía e igual era como “Holi 1313” jaja.

– En cambio la muy hueona le hacía barra a Christopher

Si la prueba más fehaciente de que una es hueona en la adolescencia es cachar los minos que le gustaban poh. Y yo miraba los ojitos de Chris y encontraba que era el amor de la vida de Lorelai, que lo que correspondía era que fueran una familia bien armada (qué chucha lo canuta?) y me dio pena cuando le rechazaron la propuesta de matrimonio. No cachaba ná que era el más pastel de los pasteles.

– Mis gustos cambiaron harto

No mentira, igual sigo encontrando mino a Christopher, pero antes creía que el más mino y mejor pololo de Rory era Dean (y también era pastel poh!) cuando el más mino de todos siempre fue Jess (igual me sigue cayendo mal el Jess adolescente, pero el adulto tiene toda mi atención). Zack siempre me pareció bien meh, pero cuando vi el capitulo en que vuelven de la gira y tiene mucha barba se veía super bien. Y qué onda lo bonito que era Jackson! Su nariz es demasiado perfecta!. Ah bueno y Krysten Ritter, HOLI ❤

– Mi mejor amiga era como Rory y eso me dejaba como Lane

Mi mejor amiga del colegio es hija única y vivía sola con su mamá. Siempre encontré que tenían una relación super bacán, de mucha confianza, de un sentido del humor parecido y en general de mucha más libertad de la que sentía en mi casa. Es super bonita, simpática, amistosa e inteligente. Eso me dejaba como Lane, con la mamá estricta, siempre metida en la casa de la amiga y más encima que usa lentes y siempre habla de música.
Ahora entendí que la comparación igual era injusta porque, menos mal, mi mamá jamás fue tan estricta e incluso caché que la relación de mi amiga con su mamá tampoco era tan color de rosas :/

– Soy una adulta. SHIT.

Una de las cosas que mas me aturdió mientras veía la serie fue que estoy más cercana en edad a Lorelai (32) en la primera temporada que a Rory (16). Qué onda! Cuando yo veía la serie encontraba que Lorelai era una super adulta hecha y derecha y hasta mi hermana es ahora mayor que ella y OH JEBÚS que inocentes somos cuando niños y vemos que los adultos son personas compuestas y resueltas y SOY UNA ADULTA AYUDA!

– Que apestosas son Miss Patty y Emily Gilmore

Me caían mal y me siguen cayendo mal. Tratan de hacerlas graciosas para que al final te encariñes con ellas, pero ¿te imaginai sus personalidades en la vida real? La vieja mega copuchenta (Babette tú también) y la mamá más fría que poto de pingüino!! La mamá de mi papá es así de seca y mala manejando emociones y no es nada de gracioso te diré.

– Michel ya no me engañai

Saquen a Michel del closet! Puede que cuando chica nunca me haya dado cuenta (porque también juraba que Lance Bass era hetero) pero ya no perrita. Y no me vengan con que “Es que es Francés!” sóplame este ojo…

– Amaba tanto a Sookie

Encontraba que era la más graciosa/amorosa, era una de mis favoritas y cuando empecé a cachar a Melissa McCarthy en películas no podía creer que era la misma (para variar le decía a la gente “Ella es la de Gilmore Girls?!” y me miraba como “Who?”) Siento que sobreexplotaron su simpatía y terminó siendo muy MEH 😦

– Rory me enseñó un hábito muy importante

6f44cd3523280e1320665d5a839a6683

Siempre ando con un libro en el bolso. Hasta cuando voy a un concierto (el otro día entrando a Foals el guardia que revisó mi mochila hasta me piropeó por eso). Siempre. Y cuando vi este capitulo recordé que de ella aprendí eso. Lo triste es que jamás seré tan buena para leer como Rory y a veces saco el libro a puro pasear, pero aunque así sea, prefiero tenerlo conmigo just in case y no tener que pasar por alguna situación de espera sin nada con que distraerme o entretenerme.

– Logan culiao

Por culpa de Logan no vi el final de la serie poh! Me caía tan mal, tan mal, que la última temporada me aburría mucho, más encima esa temporada donde Rory cambia caleta por culpa de él y se va de Yale me enojaba ene! Debería haber tenido más fe en los escritores de la serie y hubiese disfrutado mucho antes el momento en que Rory le dice CHAI, ERAI!
Igual tengo un poco de miedo ahora, porque el otro día leí que supuestamente SPOILER en los capítulos nuevos Rory iba a estar embarazada de él y NA QUE VER POH.

Así que que pasen lueguito estos ochos días que quedan para saber si tengo que salir a quemar una micro o no.

Foals en Chile (x3)

Porque la fuerza del amor es todo, porque la fuerza del amor es grande*

La semana pasada estuvo marcada por 3 eventos concretos que me rompieron un poquito el corazón y me hicieron cuestionar dónde estamos como sociedad y qué cresta estamos haciendo; Primero: Unas niñas de 11 años cantando en la micro a todo volumen la peor letra que ha existido en el reggaeton hasta ahora (si abre el link PÓNGASE AUDÍFONOS). Segundo: En un programa de televisión exclamaban ¡Feliz día de la raza! mientras nos recomendaban los mejores lugares para comer comida Española (en Santiago de Chile!) Y Tercero: Vi como atropellaban a un perrito y el auto no disminuyó ni una pizca la velocidad, simplemente se fue sin mirar atrás.
Por suerte, entre toda esta mierda pasó algo que me hizo restaurar la fe en la humanidad y me hizo pensar que tal vez no todo está perdido.

Foals es una de mis bandas favoritas. Ya los había visto las dos veces que habían venido a Chile y para esta tercera hice algo que nunca hago: esperar hasta último minuto para comprarme la entrada. Decidí esperar para probar suerte en los concursos o si no para comprársela a alguno de los típicos revendedores desesperados on line.
El mismo día del evento, cuando ya todos los concursos habían dado sus resultados, sin éxito para mi, comencé a buscar en twitter bajo las palabras clave “entradas foals”. Un tuit me llamó la atención porque decía “Regalo entrada para Foals”. Como soy nerviosa y perseguida lo primero que pensé fue que era mentira, que algún troll de internet se quería burlar de los fans afligidos y hasta que era un engaño para secuestrarme (escandalosa, lo sé). De todas maneras y esperando siempre lo peor, le escribí al niño preguntando “en serio, en serio?” y luego decidí insistir (en realidad mi hermana me presionó) con un “La voy a buscar a donde sea”. Después de los que se sintieron los minutos más largos de mi vida (en serio, nunca me he tenido que hacer un test de embarazo, pero estoy segura que la sensación fue bastante cercana) el niño respondió con un “mándame un DM”. “Por la chucha, sígueme primero poh, culiao!” fue mi pensamiento, pero le escribí un amoroso “Ay no puedo, parece que me tienes que seguir”. Después de una segunda espera eterna me dijo oka y empezamos a hablar. Me contó que se había comprado la entrada para la fecha original del concierto (hace más de un año) y ahora por cuestiones de pega estaba en el norte y no podría ir. Le dije que si me la regalaba iría a disfrutar por el y por todos sus compañeros las personas que no pudieron ir. “Jaja te creo” me respondió y dijo que me mandaría un pantallazo de la orden de compra para que la fuera a retirar. “Te estoy entregando muchos datos personales acá, así que voy a confiar en la buena onda”, “Yo creía que alguien me quería matar, así que aquí sellamos el pacto de confianza”.
Con los datos ya en mano, partimos con mi hermana al mall más cercano a mi casa, subí casi corriendo a Puntoticket solo para que la niña que atendía me bajara toda la adrenalina diciéndome que necesitaba una fotocopia del carnet de quien había realizado la compra (FUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUCK) “No está en Santiago!” le expliqué y me dijo que me podía mandar una foto, pero yo la tenía que imprimir y que también necesitaba un poder simple. Estoy segura que todo esto ya lo sabía de alguna otra ocasión, pero en mi apuro y nerviosismo me pareció que la niña solo me quería complicar a vida. Bajé corriendo y le volví a escribir al niño contándole la situación, muy buena onda me dijo que no me preocupara, que le diera mis datos para el poder simple y 5 minutos para hacerlo. Aquí ya no podía más de felicidad y de agradecimiento. Por mientras le pedí a mi hermana que buscáramos un ciber café para poder imprimir las cosas. Llegamos a un lugar donde me atendió la segunda persona más amorosa del día, una señora mayor muy simpática que incluso me ayudó a darle formato a las cosas que imprimiría porque en mi nerviosismo hasta olvidé como usar Word.
Volvimos y mientras ya no podía más de ansiedad, nerviosismo y adrenalina, la niña finalmente me entregó la entrada. Seguía sin creerlo. Por fin iba a ver a los Foals en un concierto solos.
Las siguientes horas entre que tuve la entrada en mis manos y hasta que vi a Jimmy aparecer en el escenario fueron eternas y dolorosas. Mi guata no daba más, me dolía mucho, tenía mucho calor y el corazón agitado. En la micro camino al Parque O’higgins me empecé a sentir tan mal que me tuve que bajar y empecé a caminar a ver si así se me pasaba un poco el ahogo. Cuando llegué vi una fila larguísima y aunque había calculado llegar cuando ya todos estuvieran dentro, salí tan temprano que llegué a los minutos de que abrieran las puertas. Por lo menos avanzó rápido y mientras esperaba, observé que no era la única sola. Me empecé a sentir mejor.
Una vez dentro vi una segunda fila larguísima, esta vez para entrar al baño. Esperé un poco, pero no avanzó nada, así que desistí y fui a buscar un lugar, total una vez que empezara la música se me iba a olvidar todo, incluso las ganas de hacer pipí.
El lugar tenía que ser estratégico, ni muy cerca para que no me agarrará un mosh, pero lo suficientemente cerca para ver bien (aunque para ser justa, el Teatro la Cúpula es tan pequeñito que desde cualquier parte se ve bien). Encontré el lugar perfecto sobre un peldaño al lado de la mesa de sonido. La espera no fue tanta, porque gracias al cielo se manejaron con puntualidad Inglesa. Una vez que se apagaron las luces y la banda subió al escenario, todos mis males desaparecieron, dieron paso a pura felicidad, ganas de bailar, pasos de baile extraños y la sonrisa más grande del día.
No voy a hacer un review porque con lo poco objetiva no podría pensar en palabras que no fueran maravilloso, grandioso o hermoso. Sí puedo contar que en Spanish Sahara lloré y más que de pena, lloré de felicidad, por poder escuchar de nuevo esa canción en vivo, porque la iluminación del concierto fue preciosa y todo el rato me hizo sentir en un sueño, porque justo en esa canción algunas personas del público soltaron globos de colores con luces añadiendo más surrealismo a todo este sueño. Puedo contar que quedé casi sin voz de cantar a los gritos A knife in the ocean, que por fin escuché Hummer y Cassius y de hecho esta última no estaba en el setlist, pero la tocaron en forma de disculpa por haberse demorado en volver y haber tenido que repogramar el concierto 2 veces. Que de nuevo disfruté mucho los bailes adorables de Jimmy  y que en la última canción (Two steps, twice) mientras todos hacíamos el “paparaa paparaa, paparaa papa” de pronto Yannis apareció entre el público a medio metro de donde estaba yo y a todos nos costó un poco asimilar lo que estaba pasando así que los miramos unos microsegundos con cara de asombro, hasta que desapareció entre un grupo de personas que se tiraron encima de él.
De vuelta en la micro, después de comprar los stickers de rigor, ya no tenía ningún malestar aparte del típico pitido en los oídos después de un concierto. Estaba feliz y agradecida.

foa

*Estuve todo el día pegada con esa canción y mientras esperaba a que empezara el show, sentada en el peldaño y viendo mi celular la empecé a cantar hasta que me di cuenta que al lado mío había un niño mirándome QUEVERGÜENZA

Los favoritos: parte 2

Qué les pasa a estos gaios? Por qué se aparecen al mismo tiempo? Por qué empiezan a trabajar en material nuevo y comparten fotos (prácticamente iguales) de sus estudios con un día de diferencia? Acaso me quieren matar?? ES ESO LO QUE QUIEREN?

vac

The Vaccines

ff

Franz Ferdinand

Playlist Update [9]

Nobody Cares – White Arrows

Hace un tiempo tuve una pésima racha en cuanto a películas. Cada película que se me ocurría ver era aburrida, predecible, ofensiva, estúpida, etc.
Una de ellas fue Asthma, no me acuerdo porque llegué al trailer, pero me tincaba mucho: tenía una fotografía hermosa y salia Krysten Ritter <3. Cuando por fin la vi fue una gran decepción. La película no está centrada en ella sino que en el tipo y este es un apestoso llorón. Lo bueno es que una cosa si salvó: el soundtrack. Cosa pa hermosa oye! Todas las canciones están buenísimas, pero la que más me quedó dando vueltas fue Nobody Cares. El video me dio un poco de miedito, no sé por qué, pero igual está bueno.

Queen – Perfume Genius

Pero no solo estuve viendo cosas malas, porque mientras las películas me decepcionaban mis amigas series una vez mas me volaban la cabeza. Me decidí a ver Mr. Robot y OH MY GOD! Como la gente es cuatica y escandalosa una ya no sabe si las guagüitas que dedican son justificadas, pero acá todas y cada una de las sopladas de té fueron con justa razón. Es que porfa cárguenle una bip a mi nombre para el OST, específicamente a esta canción. Cuando la escuché me vinieron esas cosquillas raras en la guata que me dan con Arcade Fire. De hecho pensé que eran ellos hasta que mi amigo Soundhound me guió y desde ahí que no he parado de escucharla.
Lo único malo: que después de cantar “no family is safe when I sashay” no diga AWAY! RuPaul does not approve

Ru-blinks

Experience – Ludovico Einaudi

Y si de sentimientos en la guatita se trata, esta canción trae consigo una camioná.
Un día viendo un comercial para los Juegos Olímpicos la escuché y me dieron ganas de llorar, pero también tenía la sensación de ver muchas imágenes en cámara rápida. Imágenes emocionantes, lindas/tristes, esperanzadoras… no sabía por qué hasta que me acordé que era la canción en la escena de Mommy donde quería llorar a gritos, tirada en el suelo y pegarle un paipe a Xavier Dolan con mucho amor y odio a la vez.
Esta es pa sufrir, pero también es la perfección misma.

 

Reykjavíkurdætur – Reykjavíkurdætur

Cuando le recomendé esta banda al pololo de mi amigo me preguntó como las había encontrado y me dio un poco de vergüenza contarle toda la historia. Es que la cosa partió así: Yo buscando fotos de los Vaccines en flickr. Así que me pasé directo a la segunda parte: Vi fotos de ellas en un festival y me llamó mucho la atención que hubiera TANTAS personas sobre el escenario. Me pregunté si todas cantaban, si eran muchas bailarinas, si eran muchas invitadas o qué. Las busqué y efectivamente TODAS cantan. Como cantan en Islandés no entiendo absolutamente nada (lo que no fue impedimento para tararearlas un par de días) aunque no sé si estoy segura de querer saber que están diciendo porque LA canción en inglés que escuché hablaba sobre strap ons y dedos en el ano.
Bacán igual.

P.D 1: NECESITO imperiosamente ese enterito floreado! ❤
P.D 2: Una de las gaias es IGUAL a la Ignacia Allamand y otra se parece a Soko
P.D 3: No sé si es más difícil pronunciar el nombre o llevar la cuenta de cuántas son >.<